¿Y si está nublado el día del eclipse?

El clima tiene que cooperar, ¡o no verás el eclipse!

Has hecho todos tus planes. Has estudiado todos los lugares posibles para ver la totalidad. Te has asegurado de que estás en el trayecto el día del eclipse (o, mejor aún, ¡la noche anterior!). Revisaste los pronósticos del tiempo y encontraste un lugar con el que te sientes cómodo. Hiciste todos los planes de viaje. Trajiste a tu familia, y tus hijos están contentos de ver esta cosa que les has estado promocionando durante tanto tiempo. Después de toda la planificación, todos los gastos, todo el tiempo que invertiste en solicitar licencias de las escuelas y el trabajo, y de convencer a todos tus conocidos a que vengan y estén contigo... ¡Finalmente está listo para ver la totalidad el 8 de abril de 2024!

Sin embargo, y esto sucede tarde o temprano para TODOS los cazadores de eclipses, la noche anterior al eclipse, estás viendo cómo avanzan unas nubes espesas. Estás mirando frenéticamente las noticias para detectar indicios de optimismo sobre lo que sucederá a la mañana siguiente. Te estás preguntando cómo demonios le explicarás a tus amigos y familiares que el clima te ha vencido, y que el lugar en el que están NO será el lugar desde donde observarán el eclipse. ¡Nuestro eclipse... va a ser eclipsado!

Algunas de las mejores historias de andar persiguiendo eclipses provienen de personas que han visto bastantes de ellos, y todas te contarán sobre la que se les escapó, o lo que casi CASI se les escapó. Ellos te hablarán sobre abandonar todos sus planes y equipos en el último minuto, mientras trataban de llegar a un mejor lugar en autobús, o en auto, o camión, o carrosas jaladas por burros. ¡Como fuera con tal de llegar a ese pequeño pedazo de cielo claro que se abre en el último minuto.

Te platicarán sobre los aviones que tenían en modo de espera (con un gasto significativo), para subirlos por encima de las nubes, al trayecto de la sombra sobre ellos, por encima de ese grueso banco de nubes. Te dirán que tienes que mantener un ojo en la carretera, un ojo en el mapa y un ojo en los puntos brillantes en el suelo donde el Sol brilla a través de los agujeros en las nubes, y que violaron leyes de tránsito universales en los países más extraños, todo con tal de tratar de entrar en la luz, solo para ver cómo se oscurece el Sol. Te contarán sobre las ocasiones en que nada de lo que podrían hacer podría sacarlos de debajo de las nubes, y observaron con impotencia que la totalidad pasaba por encima de ellos sin siquiera dar un vistazo al Sol eclipsado.

El autor se ha visto nublado solo en una ocasión en su vida, y no fue solo una salida de nubes, fue una lluvia espesa y pesada da que ofreció CERO POSIBILIDAD de ver algo en el día del eclipse. Se pusieron unos recipientes de agua alrededor, los cuales recogieron una cantidad considerable de “lluvia de eclipse” en ellos, ya que cayó durante la totalidad. Hasta el día de hoy, esa agua en esos frascos sellados, que nos cayó del cielo durante la totalidad en China, me recuerda a la vez que fui al otro lado del mundo para ver un eclipse masivo, y fui bienvenido con nada más que una torrencial de lluvia que fundió planes y ablandado egos. La metáfora contenida en el agua, opacando la cuidadosa planeación, fue algo intenso – y fue un momento decisivo en la vida. ¡Y créanme que se puso OSCURO durante la totalidad bajo todas esas nubes! No se encendió ninguna luz, y el día se volvió más negro que la noche más negra en el profundo océano, por lo que no podíamos vernos ni la nariz en nuestras caras durante 5 o más minutos, ¡en el momento en que deberíamos haber festejado la vista de la corona! Nuestros guías chinos tomaron un enfoque Zen, y nos consolaron con el hecho de que a pesar de todo aun habíamos estado situados en la sombra, y que habíamos tomado parte en el evento, en el modo en que era nuestro destino en ese día para poder participar. Ellos estaban satisfechos, si bien los viajeros no lo estaban. ¡Es fácil decirlo para ellos...! Pero tal vez tenían un punto. Tu experiencia será única, por supuesto, ¡pero esperemos que eso implique ver la totalidad!

¿Cómo evitas una decepción? Bueno, asegúrate de ir a algún lugar que históricamente haya tenido niveles de "No te lo perderás" de cielos despejados en el día del eclipse. (Para 2024, eso significa gran parte de Texas y México). ¿Pero quién sabe? ¡Podría estar lloviendo en Texas y estar muy despejado en Indiana y Terranova! Recuerda: el clima es lo que ESPERAS, pero el tiempo es lo que obtienes. Anticipa lo inesperado. Explora tu ubicación de visualización. Asegúrate de tener un plan de respaldo o dos o tres, y los fondos, para salir de allí en la víspera del eclipse o en la mañana del eclipse, en tu automóvil, si es necesario, ¡incluso poder viajar de 400 a 500 millas! Para llegar a un lugar donde se vea bien. Tal vez también tendrás que tener un pequeño avión en modo de espera (¡aunque se necesitan muchos fondos para eso!) Para llevarte a lo alto, muy por encima de las amenazantes nubes. Para muchas personas, ese gasto vale la pena, porque ver la totalidad es todo para ellos.

Pero si no tienes ninguna de esas cosas, y decides quedarte, y acabas por debajo de las nubes - pues bien, al menos podrás contar una buena anécdota de cuando te quedaste nublado. Es posible que tengas que “esperar hasta la próxima”, ya que la experiencia acentúa tu determinación de vencer los desafíos y experimentar la totalidad la próxima vez que esta honre a nuestro planeta. Podrías decidir ir a lo más seguro la próxima vez. O incluso puede suceder que renuncies a esto de andar persiguiendo eclipses por completo (¡esperamos que no!) Pero hagas lo que hagas, asegúrate de pensar seriamente en lo que harás en los días y las horas previas al segundo contacto. Como un piloto experimentado que anticipa y espera llevar a cabo una maniobra difícil, preparado con un plan de ejecución cuya dificultad y costo es directamente proporcional a esa necesidad primordial que sientes por ver la totalidad. Si nunca lo has experimentado, el esfuerzo y el gasto valdrán la pena. Y una vez que venzas las probabilidades, y la totalidad te está mirando a la cara, ¡te garantizamos que tendrás una historia digna de contarle a tus bisnietos y tataranietos dentro de muchos años! "Érase una vez, iba a haber un eclipse..." Y una vez que vean SU primera totalidad, entenderán perfectamente. ("¡Mis bisabuelos eran realmente A TODO DAR –¡incluso a principios de siglo!")

La vida se trata de las experiencias, y la experiencia de totalidad es algo que no debes perderte. Comparte la aventura, y el día, con las personas que son más especiales para ti. No importa cómo resulte, y no importa cuál sea tu experiencia, ¡podemos garantizar que nunca olvidarás el 8 de abril del 2024!